Hola

fingerprintSoy Rodrigo, un profesor de escritura académica y razonamiento lógico, a quien le gusta aprender todos los días. Claro, también me gusta compartir con el resto del mundo mis creaciones, pues sin muchos de ustedes esta página no sería posible. ¡Bienvenidos!

Quino 6 marzo 16

Quino, El Comercio, 6 de marzo de 2016

Leer, escribir y ser lógico es parte del trabajo de todos los días (de profesores y estudiantes universitarios). Sin embargo, hay algo que hace falta en esa ecuación: reír. El ejercicio de la risa tiene frutos impensables, especialmente cuando su base es la ironía, la obstinación, el cuestionamiento, la irreverencia, el sarcasmo, la contradicción, la reflexión y, por supuesto, las ganas de molestar… con inteligencia. Eso lo acabamos de ver con Quino, pero también lo veremos con Bonil, Chamorro, Cajas, Roque, Luján y, por qué no, con Crudo Ecuador, entre otros. Como decían los abuelos: “¿Qué sería de la vida si no fuéramos capaces de reírnos…, especialmente de nosotros mismos?”. Francisco “el Pájaro” Febres Cordero, como veremos al final, ejemplifica de mejor manera el concepto de risa que estamos proponiendo. Claro, junto a él, Roberto Aguilar es otro escritor mordaz que merece ser leído y discutido.

Gracias por visitar esta página. Gracias por buscar en la lectura, la escritura y el razonamiento lógico herramientas para ser mejores personas. Y, por supuesto, gracias por reír.

Sigue leyendo

Anuncios

Cómo escribir artículos indexados

Iván Sandoval Carrión, El Universo, 11 de marzo de 2018

El viejo seudoacademicismo criollo, exacerbado por las autoridades universitarias nacionales de la década pasada, exige a nuestros docentes universitarios la escritura y publicación de artículos en cualquier revista con tal de que sea indexada. A continuación, cuatro rasgos comunes de aquellos artículos que pasan esa prueba en nuestra comunidad seudoacadémica, basados en las “imposturas intelectuales” de Alan Sokal y Jean Bricmont:

Sigue leyendo

Las artes liberales

Jorge H. Zalles, El Comercio, 21 de febrero de 2018

Cicerón bautizó como Artes Liberales -Ars liberalis o “las artes que liberan”- al sistema educativo que había formulado en Atenas, casi 500 años antes, un grupo extraordinario de pensadores incluidos Platón, Aristóteles y Pitágoras. Según el historiador de la educación griega Werner Yaeger, lo que libera esta entonces nueva forma de educar son “las dotes que dormitan en el alma”. En consciente oposición al aburrido y desestimulante proceso de obligar al estudiante a memorizar y repetir, las Artes Liberales tienen como enfoque central el método socrático, que consiste en plantear preguntas e inquietudes y pedir al estudiante que vaya desarrollando, a través de la lectura, la reflexión, el diálogo con otros, la capacidad y voluntad de formular sus propias respuestas.

Sigue leyendo

Siete síes es un gran NO

Felipe Burbano, El Universo, 30 de enero de 2018

Todos los contenidos del referéndum y la consulta popular del próximo domingo son relativos frente al gran objetivo detrás de su convocatoria: cerrar el ciclo político de Rafael Correa, cortar sus anacrónicos delirios caudillistas en el siglo XXI y terminar con la Revolución Ciudadana como proceso social y político fallido. Desafío enorme el que tenemos por delante, histórico incluso, a la vez que limitado, porque después de la consulta el país tendrá que pensarse íntegro de nuevo. No caigamos los ciudadanos en el juego simplón de la publicidad política que ofrece nuevos milagros con la sola consulta: reinstitucionalizar la democracia, proteger el medio ambiente, tener empleo, acabar con la corrupción y defender a nuestros niños. Todos esos propósitos loables solo vendrán con procesos largos, esfuerzos sostenidos y perseverantes, y no de una consulta pensada, concebida y diseñada para terminar con el correísmo y sus increíbles abusos de poder.

Sigue leyendo

El boom del ensayo personal ha terminado

Jia Tolentino, The New Yorker, 18 de mayo de 2017

There’s a certain kind of personal essay that, for a long time, everybody seemed to hate. These essays were mostly written by women. They came off as unseemly, the writer’s judgment as flawed. They were too personal: the topics seemed insignificant, or else too important to be aired for an audience of strangers. The essays that drew the most attention tended to fall within certain categories. There were the one-off body-horror pieces, such as “My Gynecologist Found a Ball of Cat Hair in My Vagina,” published by xoJane, or a notorious lost-tampon chronicle published by Jezebel. There were essays that incited outrage for the life styles they described, like the one about pretending to live in the Victorian era, or Cat Marnell’s oeuvre. There were those that incited outrage by giving voice to horrible, uncharitable thoughts, like “My Former Friend’s Death Was a Blessing” (xoJane again) and “I’m Not Going to Pretend I’m Poor to Be Accepted by You” (Thought Catalog). Finally, there were those essays that directed outrage at society by describing incidents of sexism, abuse, or rape.

Sigue leyendo

El nombre de las cosas

Cecilia Ansaldo, El Universo, 14 de mayo de 2017

Cada vez que voy a empezar un curso de asuntos idiomáticos, medito en el punto de partida, en el llamado a la conciencia de mis futuros alumnos. Leía en algún punto de las redes sociales que un profesor de Física ingresaba al aula a demostrar que su materia estaba en todos los ámbitos de la vida. Yo digo lo mismo sobre el idioma. Pero la gran verdad no puede quedarse en declaración sino en demostración.

Sigue leyendo

U Can’t Talk to Ur Professor Like This

Molly Worthen / The New York Times / May 13, 2017

Formal manners and titles aren’t elitist. They ensure respect for everyone.

Chapel Hill, N.C. – At the start of my teaching career, when I was fresh out of graduate school, I briefly considered trying to pass myself off as a cool professor. Luckily, I soon came to my senses and embraced my true identity as a young fogey.

After one too many students called me by my first name and sent me email that resembled a drunken late-night Facebook post, I took a very fogeyish step. I began attaching a page on etiquette to every syllabus: basic rules for how to address teachers and write polite, grammatically correct emails.

Continue reading…

¿Hacer academia?

Ramiro García, El Universo, 24 de abril de 2017

Quienes hemos trajinado por la docencia universitaria y la investigación académica en el Ecuador, sin duda conocemos a cabalidad el concepto de vía crucis. Los retos son de diferente orden y en su mayor parte dependen de variables que se encuentran fuera de nuestra esfera de control. El problema económico, que en última instancia se constituye en el principal óbice para desarrollar cualquier iniciativa, no es, sin embargo, el único, pues la “lógica” de la que parten algunos de nuestros entornos universitarios, simplemente garantiza que los productos investigativos no lleguen jamás.

Sigue leyendo

El peligroso vicio de pensar

Fabián Corral, El Comercio, 27 de marzo de 2017

Desde que el poder es poder y desde que el estado es estado, desde que hay iglesias, doctrinas y dogmas, pensar es un vicio extremadamente peligroso, porque frente a ese “vicio” de los hombres libres, la eterna tentación de todos los jefes y de los innumerables pontífices que gobiernan el mundo ha sido reprimir, imponer silencio y apostar a la paz del cementerio.

Sigue leyendo

“Paging Dr. Fraud”: The Fake Publishers That Are Ruining Science

Alan Burdick*, The New Yorker, March 22, 2017

In the fall of 2015, a young scholar named Anna Olga Szust began sending her C.V. and a cover letter to scores of scientific journals, with the hope of being named an editor. Editors play a vital role in the world of science publishing, checking the methodology of authors and managing the peer-review process; they are the thin red line between fact and fakery. At the same time, being appointed a journal editor is one of the many essential rungs in a scientist’s climb toward credibility and tenure.

Sigue leyendo